La historia de los tablets: desde el Dynabook de 1968 hasta nuestros días

tablets

 

Posiblemente la primera imagen que nos venga a la cabeza si nos preguntan cuál fue el primer tablet sea el Apple iPad de 1ª generación.

Nada más lejos de la realidad. Si bien es cierto que, cuando el 26 de enero de 2010 Steve Jobs presentó su iPad, marcó un antes y un después en esta era tecnológica, pero el tablet de Apple no era ni mucho menos el primer dispositivo de este tipo de la historia.

Ya en el siglo XIX, el ingeniero Elisha Gray creó una patente llamada teleautógrafo, un gadget primitivo que reconocía la escritura del emisor y respondía en consonancia.

En realidad, podríamos considerarlo también como el primer fax de la historia.

A partir de ese invento comenzaron a aparecer nuevos sistemas que permitían relacionarnos con las máquinas sin utilizar ningún periférico, tan solo nuestras manos sin más.

A partir de ahí comenzaron a aparecer nuevos dispositivos como el Stylator, que en 1957 creó el stylus, esa herramienta básica para las pantallas resistivas.

Más tarde fue el departamento militar del Pentágono (Defense Advanced Research Projects Agency -DARPA-), creador también de lo que hoy en días es Internet, el que mostrase al mundo el Rand Tablet, un dispositivo que permitía trazar diagramas y escribir software mediante un lápiz óptico.

Alan Kay Dynabook

Pero realmente el primer tablet, el que podríamos considerar el verdadero precursor de los actuales, fue inventado por Alan Kay en 1968.

Este reputado informático diseñó un prototipo, llamado Dynabook, orientado a los niños.

Su idea era que los más pequeños pudieran transportar este dispositivo a las escuelas, conectándose a servidores remotos para poder acceder a textos y gráficos, algo que les ayudaría bastante en sus tareas escolares.

En los años 80 hubo un boom tecnológico en el, aún desconocido, sector de los tablets.

Aparecieron 3 modelos destacables: Osborne 1 Portable Computer, Epson HX-20 y Atari Portolio.

El primer modelo pesaba nada menos que… ¡11 kilos! y tenía un precio de unos 4.000 dólares de aquella época, por lo que, pese a sus prestaciones, tuvo un éxito bastante escaso.

Epson tuvo algo más de éxito con su Epson HX-20 gracias a su ligero peso: ‘solo’ 1,5 kilos, que lo convirtieron en el primer netbook de la historia.

Tampoco hay que olvidar al Atari Portfolio, que también tuvo su repercusión en su momento gracias a su reducido tamaño.

Eso sí, quién más contribuyó al avance de los tablets fue Samsung.

Sí, la compañía coreana creo el GRIDpad, el primer tablet complejo que funcionaba bajo la plataforma MS-DOS y que tuvo un notable éxito.

Tanto, que el ejército estadounidense lo aprovechó y evolucionó para crear el célebre Palm Pilot.

Compaq Concerto

Ya en 1992 la compañía Compaq lanzó al mercado el Compaq Concerto, el primer portátil que se convertía en tablet, al más puro estilo de los actuales Asus Transformer,  escondiendo tras su pantalla la placa base, disco duro y disquetera.

Viendo el éxito del Compaq Concerto, IBM se puso las pilas y lanzó el ThinkPad.

Microsoft no se quería quedar atrás, por lo que, con el éxito de su sistema operativo Windows XP lanzó el Windows XP Tablet PC Edition, una versión de la plataforma de los de Redmond  que permitía utilizar dispositivos compatibles con el toque de un stylus.

Así fue como nacieron los Microsoft Tablet PC, que pasaron sin pena ni gloria por los mercados de todo el mundo.

Nokia 770 Internet Tablet

Incluso Nokia quiso probar suerte en el sector con su Nokia 770 Internet Tablet,  lanzado en 2005 como un dispositivo web para redes inalámbricas de banda ancha.

Ya en 2009 Asus mostró su gama EEE PC T91 y T91MT, considerados como los primeros tablets de la compañía.

Por último, hay que destacar a Axiotron, un empresa que aprovechó un MacBook, le retiró la pantalla LCD y las teclas y lo convirtió en el primer ordenador Mac táctil. ¿De ahí sacó la idea Steve Jobs?

Vía: Siliconnews

Compartir:Share on Facebook15Tweet about this on Twitter22Pin on Pinterest0Share on Google+18Email this to someone